¿Cuándo retirar el chupete para no provocar malformaciones dentales?
febrero 25, 2015
Las ventajas de masticar adecuadamente
junio 22, 2016

Acudir al dentista, una garantía para frenar infecciones

La boca es susceptible de coger infecciones variadas -bacterias, virus o crecimiento de hongos-, la mayoría menores y tratables, aunque algunas pueden ser serias o derivar en otros problemas de mayor entidad. Las infecciones bacteriales pueden originarse si el paciente está bajo de defensas o débil, porque su sistema inmunológico se encuentra ocupado en atender otros frentes abiertos, como una enfermedad crónica, diabetes, un tratamiento específico o está tomando antibióticos durante demasiado tiempo, que también puede provocar una infección por hongos. De hecho, las infecciones virales más comunes son las úlceras de boca que tan molestas y dolorosas son, y que se producen cuando el paciente está débil o simplemente estresado.

La mayoría de las infecciones bucales tienen su origen en los dientes y las encías, que se resienten ante una mala higiene o una temporal bajada de defensas. Ir al dentista periódicamente le permitirá observar si su boca está sana y bien cuidada, atender los problemas de esta índole cuando son pequeños y evitar males mayores.

Si percibe inflamación en las encías, sequedad en la boca, unas llagas que tardan en curarse más de dos semanas o, simplemente, un herpes próximo a los labios, no dude en acudir al dentista, puede ser una señal de advertencia de su cuerpo ante problemas mayores. Dependiendo de la gravedad del problema, el dentista podrá recetarle un antibiótico o un colutorio que devuelva el orden a ese inesperado crecimiento de hongos o úlceras. Si la infección es mayor, como un absceso, es posible que requiera cirugía para drenarlo. No olvide que la comida puede quedarse atrapada bajo la superficie de la encía y ello puede provocar una infección que, si no se actúa a tiempo, desencadene problemas de mayor gravedad.

Acudir al dentista en caso de dudas, molestias, sangrado, llaguitas… nos evitará que las bacterias o los virus nos causen más problemas. La prevención y la buena higiene será una garantía para  nuestra salud bucal.

 

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone