Las ventajas de masticar adecuadamente
junio 22, 2016
La correcta higiene bucal evita futuras enfermedades
agosto 10, 2016

Blanqueamiento sí, pero con garantías

El blanqueamiento dental está en alza. Es un tratamiento odontológico y estético que empieza a ser cada vez más demandado, y que consiste en bajar varios tonos el color de las piezas dentales para que estas adquieran un aspecto más blanco y brillante.

Hasta hace unos años, el blanqueamiento dental era un tratamiento que solo se solicitaba en las clínicas algunas personas procedentes de ámbitos profesionales y de negocios, que veían en la mejora de su estética en general y de la apariencia de su boca, un plus añadido que abría puertas a nivel laboral. Y es que una imagen cuidada transmite mucho. Una boca sana es sinónimo de juventud, de belleza y de salud. La apariencia de la boca y la salud están relacionadas. Mira si no la explicación que hacen desde @abc_salud en el artículo “La boca, la ventana de nuestra salud general”, y que puedes encontrar en http://goo.gl/0EXHbK

Pero últimamente, el tratamiento del blanqueamiento se ha extendido y ahora lo demandan personas de perfiles distintos que sencillamente quieren cuidar su imagen, y ven en el blanqueamiento la clave para eliminar las manchas que se han ido produciendo a lo largo de los años en los dientes. Factores como la toma continuada de un tratamiento médico, algunos alimentos como el té, el café o el vino, o bien el oscurecimiento que viene derivado de la edad, hacen de este tratamiento algo idóneo para mejorar el aspecto de las piezas dentales y lucir una sonrisa bonita.

Con la popularización del blanqueamiento, se tiende a creer que se trata de un tratamiento estético como otro cualquiera, y que no entraña riesgo alguno. Aparte de “los remedios de la abuela”, en el mercado existen ya packs de blanqueamiento dental para que el consumidor realice el tratamiento en su propia casa, sin la supervisión y asesoría de un profesional de la odontología. Tanto uno como otro conllevan riesgos. @anaveronica cuenta en este útil artículo qué puede pasarte si te tomas a la ligera la salud de tu boca con el blanqueamiento: http://bit.ly/1z9u5MM

Hay que tener en cuenta que los packs de blanqueamiento en casa contienen productos químicos que se van a aplicar sobre un tejido sensible como es la boca, y puede resultar peligroso: abrasión (desgaste de los dientes), debilitamiento del esmalte dental… Por eso, es necesario que, si estás pensando en un blanqueamiento, consultes primero con tu dentista. Él valorará la intensidad del tratamiento que necesitas en función del tipo de manchas y pigmentación que tengan tus dientes.

El blanqueamiento dental debe estar siempre realizado por un profesional, que en un primer momento realizará el blanqueamiento mediante geles aplicados sobre los dientes y, en algunos casos, con luz para potenciar el efecto del producto blanqueante. El blanqueamiento suele acompañarse de una limpieza profunda que realizará el higienista dental; y una vez que acabe le blanqueamiento, el dentista indicará cómo se deben cuidar los dientes para que el blanco dure lo máximo posible. Normalmente, suele señalarse al paciente que continúe con el tratamiento en casa durante unos meses más, pero siempre con las prescripciones del médico odontólogo, con los productos que él indique y en la forma que diga, y por supuesto, bajo la revisión de un equipo experto.

Con todo eso, tener unos dientes blancos y sanos no supone un peligro para la salud, sino una mejora de la salud dental, de nuestra apariencia y de nuestra proyección a los demás.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone