Blanqueamiento sí, pero con garantías
julio 11, 2016
El Colegio de Dentistas de Cádiz recuerda los efectos nocivos del tabaquismo
septiembre 19, 2016

La correcta higiene bucal evita futuras enfermedades

Una  buena higiene bucal proporciona, a primer golpe de vista, una boca saludable. Tener los dientes limpios y sin restos de alimentos, las encías rosadas y sin sangrado y evitar el mal aliento, son los tres objetivos que perseguimos cuando nos limpiamos la boca a diario y varias veces.

¿Y porqué lo hacemos? La eliminación de las placas bacterianas, bastantes nocivas para los dientes y las encías, es la principal causa del tan acostumbrado hábito de cepillarnos los dientes.

Para ello, es necesario utilizar una correcta técnica de cepillado. Existen varias técnicas de cepillado. Sin embargo, tu dentista o higienista te recomendará la más adecuada según la morfología de tus dientes. Lo importante es que cada uno adopte la forma más cómoda de limpieza bucal sin causar ningún tipo de lesión en los tejidos.

Los especialistas coincidimos en recomendar cepillos de dientes que no tengan el cabezal excesivamente grande. Los filamentos deben ser de dureza media o suave, así se adaptarán mejor a la anatomía bucal. Es importante recordar que hay que cambiar de cepillo de dientes cada 2 o 3 meses.

Para hacer una limpieza más efectivas, recomendamos el uso de hilo dental de seda. Pasarlo entre diente y diente, elimina restos de comida, que pueden estancarse entre los dientes y provocar caries. Si tus dientes están un poco más separados, viene bien utilizar cepillos interproximidales.

Pero, además es necesario también realizar la limpieza lingual, colutorios, controlar el consumo excesivo de azúcares y acudir regularmente al dentista para revisiones periódicas.

A veces, por la falta de tiempo, el cepillado puede ser insuficiente. Por eso, nunca viene mal recordar una sencillas técnicas de cepillado dental:

  1. Colocar las cerdas sobre la encía con un ángulo de 45 grados. Las cerdas deben estar en contacto con la superficie dental y la encía.
  2. Cepillar suavemente la superficie dental externa de dos o tres dientes con un movimiento de barrido de adelante hacia atrás.
  3. Mantener un ángulo de 45 grados con las cerdas en contacto con la superficie dental y la encía. Cepillar suavemente usando un movimiento de barrido y al mismo tiempo realice un movimiento de adelante hacia atrás sobre toda la superficie interna.
  4. Inclinar el cepillo verticalmente detrás de los dientes frontales. Hacer varios movimientos de arriba hacia abajo usando la parte delantera del cepillo.
  5. Poner el cepillo sobre la superficie masticadora y hacer un movimiento suave de adelante hacia atrás. No olvides cepillar también su lengua de adelante hacia atrás para eliminar las bacterias causantes del mal aliento.
  6. minutos es la cantidad que se necesita para que poder pasarlo por la cara interna, la externa, los molares y la lengua.
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone