Menopausia también en tus dientes

Retirar los empastes de plata puede ser peligroso para la salud si no se hace bajo medidas de seguridad específicas
septiembre 19, 2017

Menopausia también en tus dientes

Close-up of face of confident senior Caucasian businesswoman wearing eyeglasses sitting with clasped hands, looking at camera and smiling

Que la salud de nuestro cuerpo en general afecta a la salud de nuestros dientes es algo que todos sabemos. Por tanto, todos los cambios que experimente nuestro cuerpo, van a tener también una repercusión notable en la salud bucodental. También en la menopausia. Pero, ¿qué es la menopausia y cómo nos afecta?

La esperanza de vida media de la mujer española es hoy de unos 85 años. Los ciclos de vida se alargan, la calidad de vida mejora y ya el ciclo biológico de la menopausia no va ligado necesariamente a una pérdida drástica de calidad de la salud. Con esta esperanza de vida, la mujer tendrá que aprender a convivir con la menopausia y sus síntomas durante el 40%, por lo que es conveniente tomarse muy en serio los cambios que experimentará el cuerpo llegados a esta etapa.

La menopausia marca el final de la vida fértil de las mujeres, pero ni es una enfermedad ni te “hace vieja” ni “menos mujer”: es un cambio de ciclo que hay que entender y adaptarse a él. Entre los 45 y 55 años la producción de estrógenos en las mujeres empieza a decaer hasta llegar a la interrupción total de los ciclos menstruales. Junto a esto, ocurren más procesos en el cuerpo: cambios y ralentización del metabolismo, cambios a nivel emocional, pérdida de densidad ósea, etc. Y por supuesto, cambios en la salud bucodental.

Algunas de las cosas que debemos de vigilar en nuestros dientes llegada esta etapa son:

  1. Gingivitis descamativa. Consiste en un retraimiento de las capas externas de las encías hasta llegar a dejar al descubierto parte de la raíz dental. La consecuencia a eso es una mayor sensibilidad dental al exponer a nuestros dientes a bebidas o alimentos muy fríos o muy calientes. Las señales de alarma que pueden advertirte de que estás empezando a padecer esta dolencia son el enrojecimiento y sangrado de las encías espontáneo o bien al cepillarnos. Ante síntomas como este, lo más recomendable es acudir a la consulta del odontólogo para que evalúe el estado de los dientes y descarte afecciones más graves como la periodontitis, que puede ocasionar la caída de piezas dentales.
  2. Ardor bucal. Junto a los frecuentes sofocos que experimentan las mujeres llegada la menopausia, es también frecuente experimentar sensación de ardor, escozor u hormigueo en la boca. Esto ocurre por los cambios hormonales que suceden en el cuerpo y normalmente no dan lugar a patologías dentales.
  3. Debilitamiento de la mucosa bucal. El descenso de estrógenos va ligado a una disminución de la producción del colágeno, la proteína encargada de dar carnosidad y tersura a la piel y de mantener en buen estado las articulaciones y cartílagos. Y eso se nota también en las mucosas bucales, que tienden a resecarse con mayor facilidad. Para ello, lo mejor es acudir con frecuencia al odontólogo y seguir hábitos de vida saludable como la eliminación por completo (o en la medida de lo posible) del alcohol y el tabaco, procurar cepillarse después de cada comida y beber agua abundantemente para evitar la aparición de caries.
  4. Caries en la raíz. Derivado de la gingivitis descamativa y de la sequedad bucal, la aparición de caries en la raíz es un problema que es mejor detectar cuanto antes porque, de no controlarse, puede hacer que se pierdan sin remedio piezas dentales. Al quedar al descubierto la raíz de los dientes por la gingivitis, los ácidos y bacterias presentes en los alimentos, se depositan en la raíz, desprovista del esmalte que protege al diente, y aparecen caries con mayor facilidad.
  5. Cambio de apariencia en los dientes. La pérdida de densidad ósea acarrea también consecuencias visibles en los dientes: estos pierden parte de su brillo, de su color y experimentan cambios de textura que, si mantienes una buena salud e higiene dental, no tiene por qué conllevar patologías.

Todos estos cambios pueden ocurrir cuando la mujer llega a la menopausia, pero siguiendo unos consejos simples y adaptándonos a las nuevas necesidades del cuerpo, podremos seguir desarrollando una vida normal y sana. Los dentistas recomiendan:

Mantener una buena hidratación.

Dejar el tabaco y minimizar el consumo de alcohol.

Utilizar dentífricos poco abrasivos y cepillos de dureza media o suave.

Vigilar en casa el estado de dientes y encías y visitar al dentista en caso de molestia.

Mantener hábitos de higiene dental: cepillado tras cada comida, uso del hilo dental, enjuagues y visitas rutinarias al dentista.

Procurar alejar de la dieta los alimentos ricos en azúcar y apostar por alimentos ricos en calcio, vitamina D (que permite a los huesos sintetizar el calcio), A y C. Apostar por el consumo de frutas y verduras por e

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone