Vuelta al cole y a la rutina: una aliada de la higiene dental de los niños

La salud dental de los niños no coge vacaciones
agosto 4, 2017
Retirar los empastes de plata puede ser peligroso para la salud si no se hace bajo medidas de seguridad específicas
septiembre 19, 2017

Vuelta al cole y a la rutina: una aliada de la higiene dental de los niños

Septiembre trae la vuelta al cole y la vuelta al orden y la rutina habitual. Después de un verano en el que todos hemos desconectado y hemos relajado nuestros hábitos de vida, toca ahora retomar la vuelta a la normalidad. Septiembre marca un nuevo inicio, y esa puede ser una buena excusa para restaurar hábitos saludables de higiene y salud dental.

Ya os contamos al principio de las vacaciones cómo el verano podía afectar a la salud dental de los pequeños de la casa. Ahora toca volver a ponerse serios con las rutinas, pero se puede hacer de forma natural y cómoda para los niños.

Una buena forma de restaurar estas rutinas es integrarlas en el repertorio completo de hábitos que requiere la vuelta al cole: volver a comer a un horario estable y cepillarse los dientes justo después; cepillarse los dientes antes de irse a la cama o usar colutorios si la edad de los niños lo permite una vez al día, etc. Todo esto ayudará a instaurar costumbres que, con el tiempo, ellos serán capaces de mantener por sí mismos.

Otro consejo recomendable es que los padres prediquen con el ejemplo con normalidad: si pedimos a los niños que sean responsables con su higiene bucal al acabar de comer, los adultos no pueden tomarse a broma rutinas como esta y son ellos los que deben reforzar sus palabras con actos propios. Es muy importante la forma en la que se hace: con naturalidad y sin esfuerzo, de manera que los niños no perciban que es un acto cotidiano engorroso que es mejor evitar.

Además de la higiene, es necesario tener en cuenta dos aspectos muy importantes relacionados con la hidratación y la alimentación de los niños:

Hidratación: un motivo que está disparando en los últimos años las caries en niños es la costumbre de muchos padres de ofrecer bebidas azucaradas para que estos sacien su sed. ¡Error! Lo que mejor calma la sed es el agua y no hay nada mejor y más sano que eso. Cualquier otra bebida, ya sean zumos, refrescos o bebidas isotónicas, suponen un aporte innecesario de azúcar que puede evitarse. Si el niño tiene sed: agua. Aunque de vez en cuando pueda permitírsele algún refresco o zumo, pero no como hábito para calmar la sed.

Alimentación: es de sobra sabido que una alimentación variada y equilibrada es una buena forma de conseguir una buena salud. Pero eso repercute también en la salud dental de los niños: ofrecer fruta, zumos naturales hechos en casa, bizcochos y pasteles caseros serán una buena opción para el recreo o la merienda y así calmar la afición de los niños por los dulces sin comprometer innecesariamente su salud dental.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone